El que se enaltece será humillado, y el que se humilla sera enaltecido

Evangelio del domingo 1 de septiembre de 2019

† Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 14, 1. 7-14

Un sábado fue Jesús a comer en casa de un jefe de los fariseos, y ellos se pusieron a observarlo. Jesús, al ver que los invitados escogían los mejores puestos, les hizo esta sugerencia: “Cuando te inviten a un banquete de bodas, no te sientes en el puesto de honor, porque puede haber otro invitado de más categoría que tú; y al llegar el que los invitó a los dos, puede pedirte que le cedas el puesto al otro; entonces tendrás que pasar por la vergüenza de ir a ocupar el último puesto. Cuando te inviten, siéntate más bien en el último puesto; y así, cuando llegue el que te invitó, te dirá: ‘Amigo, ven a sentarte más cerca’. Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido”. Y al que lo había invitado le dijo: “Cuando des un banquete o una comida, no invites a tus amigos, a tus hermanos, a tus parientes o a tus vecinos ricos; porque luego ellos también te van a invitar a ti, y esa será toda tu recompensa. Cuando des un banquete, invita a los pobres, los lisiados, los cojos, los ciegos. Y serás de veras feliz, porque como ellos no tienen con qué pagarte, te lo pagará Dios en la resurrección de los justos”.

V/. Palabra del Señor.

R/. Gloria a tí, Señor Jesús.