Estén preparados

Esten-preparados-y-con-las-lámparas-encendidas

Evangelio del domingo 11 de agosto de 2019

† Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 12, 32-48

Enseñando Jesús a sus discípulos, le decía: «No temas, rebañito mío, porque su Padre tuvo a bien darles parte de su Reino. Vendan sus propiedades y den limosna. Consigan provisiones que no se pierdan, riquezas en el Cielo, que no se acaban, porque allí no hay peligro de ladrones ni polilla que destruya. Pues donde esté su riqueza allí estará su corazón. Estén preparados y con las lámparas encendidas, como haciendo guardia de noche. pórtense como quienes aguardan a que su amo vuelva de la boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta. ¡Felices los servidores a quienes el Señor, al llegar, encuentre esperando despiertos! Les aseguro que entonces será él quien se prepare y los haga sentar a la mesa y se ponga a servirles. ¡Felices si los encuentra así el Señor aunque no llegue a media noche o antes del alba! Tengan esto presente: Si el dueño de la casa supiera a que hora va a llegar el ladrón, no lo dejaría meterse a su casa. Ustedes también estén preparados, porque a la hora menos pensada vendrá el Hijo del hombre». Pedro le preguntó: «Señor, ¿con esta parábola te refieres a nosotros o a todos?». Y el Señor le respondió: «Me refiero al administrador fiel y solícito a quien el Señor ponga al frente de la servidumbre para que oportunamente den a cada uno su comida. ¡Dichoso ese servidor, si al volver El Señor a la casa, lo encuentra cumpliendo su deber! De verdad les digo que lo pondrá al frente de todos sus bines. Pero si el servidor se pone a pensar: «El Señor se demora en llegar» y empieza a maltratar a los sirvientes y a las muchachas, a comer y beber y a emborracharse, volverá El Señor el día menos esperado y a la hora menos pensada, le quitará su cargo y lo condenará a recibir el castigo de los desobedientes. Al sirviente que sabe lo que su amo quiere, y no se preocupa por hacerlo, le darán muchos azotes. al que no lo sabe, y hace cosas que merecen castigo, le darán solo unos pocos. Al que mucho recibió, mucho se le pedirá; al que mucho se le confió más se le exigirán«.

V/. Palabra del Señor.

R/. Gloria a tí, Señor Jesús.